Últimos temas
» El taller de un Halcón
Miér Jul 12, 2017 7:22 pm por Alcotán

» Ficha de Falconfrost/Alcotán
Miér Jul 12, 2017 7:10 pm por Alcotán

» Un halcón llego volando
Miér Jul 12, 2017 6:34 pm por Alcotán

» Proyecto: Medallas
Jue Mar 30, 2017 9:18 am por Zarpa Espinosa

» ¡Una pluma ha arrivado!
Sáb Nov 26, 2016 5:43 pm por Estrella de Turón

» Antes de que llegue (game)
Sáb Nov 05, 2016 11:38 pm por Estrella de Turón

» El Manto de Estrellas {Asamblea}
Sáb Nov 05, 2016 11:33 pm por Estrella de Turón

» Nerón se presenta
Sáb Nov 05, 2016 11:29 pm por Estrella de Turón

Afiliados Élite (03/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Pasos rápidos [Privado Estrella Avellana - Zarpa de Rosa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasos rápidos [Privado Estrella Avellana - Zarpa de Rosa]

Mensaje por Estrella Avellana el Sáb Oct 01, 2016 12:48 pm

El alba se hacía presente, y la luz del sol comenzaba a iluminar el páramo del Clan del Viento, así como el resto del bosque. Los ojos del félido se fueron abriendo lentamente. Su estrecha guarida era cómoda y acogedora, ésto hacía que él se sintiera a gusto ahí adentro, pero sabía que debía salir ya que hoy comenzaría el entrenamiento con su aprendiza, Zarpa de Rosa.
Pausadamente se levantó de su lecho y se aseó un poco, lo más rápido que pudo. Con una sonrisa de oreja a oreja, salió de su guarida y se topó con algunos guerreros que estaban por salir de patrulla matutina.

Los saludó con una pequeña reverencia y siguió su camino hacia la pila de presas. Observó y buscó, con una mirada algo perdida, alguna presa regordeta para su nueva aprendiza, a él le gustaba ser estricto a la hora de mimosear a sus aprendices, les gustaba consentirlos, para tener una mejor relación y así no volverlos renegados.

Encontró una liebre con un poco de peso extra, y no pensó dos veces antes de agarrarla entre sus fauces. Sonrió un poco y se dirigió a la guarida de los aprendices. Dejó la presa a un costado y metió la cabeza dentro de la guarida.

Zarpa de Rosa— susurró, buscándola con la mirada.

___________________________________________________
Goldenstar:

Céfiro Leonado x Estrella Avellana:
avatar
Estrella Avellana
Líder

Origen : Clan del Viento
Mensajes : 8
Puntos : 506
Fecha de inscripción : 11/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasos rápidos [Privado Estrella Avellana - Zarpa de Rosa]

Mensaje por Zarpa de Rosa el Sáb Oct 08, 2016 11:16 am

La rítmica respiración se hacía palpable dentro de la guarida. Normalmente, los gatos solían dormir al raso, bajo la luz de las estrellas mientras notaban como la cálida brisa les alborotaba el pelaje, en un constante ritmo que hacía que los meciera y se quedaran profundamente dormidos. Sin embargo, en aquellos tiempos aquel no era el caso y las brisas frías y gélidas se hacían palpables en el territorio, por lo que usaban las guaridas vacías que los tejones, y zorros, habían hecho hacía ya mucho tiempo. Allí se estaba acogedoramente seco y calentito, además de cómodo. El suave musgo hacía que el cuerpo de los gatos no estuviera en el duro suelo de la guarida, y que estos, estuvieran cómodos a la hora de dormir. Los cuerpos durmientes de varios felinos podían observarse en el interior de la guarida, todos enroscados en sus respectivos lechos musgosos y con la cola sobre sus narices. La respiraciones inundaban el la guarida, rompiendo con el silencioso silencio de la misma.

Los rayos solares comenzaron a colarse por una pequeña abertura de la guarida, incidiendo sobre el pelaje melado de una gata durmiente. Los rayos provocaron que su pelaje se tornara mucho más dorado, y que la gata se estremeciera ante la extraña calidez que la golpeaba en su flanco izquierdo. Intentó echarse a un lado, alejándose de la luz diurna para poder dormir un poco más. Sin embargo, el cuerpo de otro felino le impidió seguir su camino, siendo desplazada hacia su lugar por una zarpa somnolienta. Zarpa de Rosa se volvió a remover en su lugar, intentando dispersar los luminosos rayos para continuar con su agradable sueño matinal. Mas no parecía que el sol quisiera ocultarse tras unas nubes, por lo que incorporó levemente su cabeza y observó a los demás aprendices con ojos somnolientos. ¿Por qué tenía que despertarse tan temprano? Ella quería continuar durmiendo un rato más, antes de que su mentor estuviera a punto de venir a buscarla.

De repente, todo el sueño escapó de su sueño, reteniendo un par de palabras en su cabeza. ¡Su mentor! Recordó el día anterior, rememorando todos y cada uno de los acontecimientos de su ceremonia de nombramiento en aprendiza. Se había quedado de piedra cuando el mismísimo líder había proclamado que sería él quien se ocuparía de su aprendizaje. Por una parte, se sentía de lo más agradecida y orgullosa por tener al líder como su mentor. Mas por otro lado, no estaba del todo segura de que quisiera a Estrella Avellana como su mentor. Debería de esforzarse el doble para que él pudiera estar orgulloso de ella. No sería lo mismo que con un mentor normal y corriente, puesto que Estrella Avellana estaría siempre sobre ella para que hiciera las cosas bien. Lo único que esperaba es que no fuera del todo severo con ella, puesto que hoy comenzaban con su primera sesión de entrenamiento. Miles de preguntas comenzaron a cruzar su mente, todas y cada una de ellas derivadas de qué es lo que haría hoy con su líder y mentor.

¿A dónde la llevaría hoy Estrella Avellana? ¿Patrullarían los límites de su territorio para que supiera dónde iba a cazar? ¿Comenzarían con las sesiones de caza desde un principio, para que pudiera traer carne fresca al campamento? ¿O comenzarían con las sesiones de lucha, para que aprendiera a defenderse de los peligros que acechaban en la estación Sin Hojas? Miles de preguntas más cruzaron su mente, haciendo que la emoción estallara en su pecho. Sea lo que sea lo que Estrella Avellana tenía pensado para ella, debía de estar preparada antes de que éste llegara a la guarida de los aprendices. Quería aprovechar al máximo el día de hoy, y seguro que explorar el territorio sería una gran experiencia para ella. Pero no tenía todo el día y quería comenzar a explorar ya. Los nervios estaban comenzando a comérsela por dentro. Incluso pensó en ir a buscar a su mentor a su guarida, pero luego fijó su mirada ambarina sobre su melado cuerpo. Tenía muchos trozos de musgo incrustados en él, y su pelaje estaba todo revuelto.

Comenzó a pasarse la lengua por una de sus zarpas delanteras, notando el suave roce de su rosácea lengua por su cálido pelaje de aprendiza. Debía de estar perfectamente arreglada para causarle una buena impresión a su mentor. No quería que éste la tachara de vaga por no haberse aseado primero. Rápidamente, se pasó las zarpas por su cara, limpiándose la misma. Quitó todos los trocitos de musgo que tenía en el pelaje con sus dientes, tirándolos lejos de su cuerpo. Un gato marrón atigrado oscuro se movió a su lado al notar como un trocito de musgo le caía encima. Sin embargo, volvió a dormirse al no sentir más impacto sobre su cuerpo, dejando a una Zarpa de Rosa de lo más aliviada. No tenía ganas de discutir desde la mañana, así que decidió situarse en el extremo más alejado de la guarida, donde no pudiera molestar a sus compañeros durmientes. Rápidamente, se limpió todo el resto de su cuerpo, y una vez que estuvo lo suficientemente bien; se dispuso a salir de la guarida.

Sin embargo, antes de que pudiera dar un par de pasos más, escuchó como una voz pronunciaba su nombre y se quedó clavada en su lugar. Reconoció la voz desde un primer momento, pero no pudo reaccionar en un par de segundos. Era su mentor. Estrella Avellana ya se encontraba en la entrada de la guarida. Otra vez volvió a preguntarse qué es lo que tendría su mentor preparado para ella, pero no pudo hacerse una idea clara de ello. Vislumbró como una cabeza plateada atigrada se internaba en la guarida, y vio como la mirada ambarina de Estrella Avellana recorría la guarida de arriba abajo. Debe de estar buscándome, se dijo mentalmente Zarpa de Rosa, aún situada en el extremo más alejado de la guarida. Dio un par de pasos hacia el frente, saliendo de las sombras y situándose en medio de los rayos del sol. Una pequeña sonrisa asomó a sus labios mientras miraba a los ojos a su líder y mentor. Se acercó hasta donde estaba éste y salió por la entrada de la guarida de los aprendices, bizqueando ante los rayos del sol.

-Buenos días, Estrella Avellana. -Saludó la felina melada, pasando la punta de su cola por el costado de su líder, a modo de saludo. -Ya estoy preparada para salir. ¿Qué es lo que haremos hoy? -Pregunta la aprendiza al plateado mientras su mirada se ilumina ante las infinitas posibilidades que le aguardaban. -¿Iremos a explorar el territorio? ¿Nos embarcaremos en una patrulla matutina? ¿Comenzaremos por aprender a cazar? ¿O vamos a aprender a luchar? ¡¿Qué es lo que haremos, Estrella Avellana?! ¡Por favor, dime qué es lo que haremos! -Maúlla la felina con rapidez, saltando sobre su lugar mientras atosigaba a su mentor con las miles de preguntas que lanzó. Estaba muy emocionada por lo que estaban a punto de hacer aquel día. No se había dado cuenta de que estaba saltando alrededor de Estrella Avellana hasta después de un rato, dejando de saltar y posicionándose delante de su mentor con la cola enrollada sobre sus zarpas delanteras, intentando ocultar como éstas le temblaban levemente a causa de los nervios. -Perdona Estrella Avellana, me he emocionado un poco. -Exclama a modo de perdón la aprendiza melada dorada.

___________________________________________________
Color: #a82a63

Datos Básicos:
Edad: 6 lunas.
Género: Femenino.
Clan: Clan del Viento.
Rango: Aprendiz.
R. Amorosa: Ninguna.
Enamorada de: Corazón de León (NPC).
avatar
Zarpa de Rosa
Aprendiza

Mensajes : 5
Puntos : 491
Fecha de inscripción : 15/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.